11 de junio de 2011

DE LA "SPANISH REVOLUTION" AL "TYPICAL SPANISH"


Lo que comenzó siendo un esfuerzo democrático de la sociedad coherente y admirado frente al despilfarro político, entre otras lindeces, se ha tornado en algo deleznable y, permítaseme la expresión, "chabacanero" y "de República bananera". Algo, que sólo aquí y nada más que aquí, España, podría suceder. Como diría aquél: This is typical spanish.

El movimiento 15-M que despertó admiración de no pocos y el favor del pueblo pues sus ideas eran, en un principio, claras y, las ganas de conseguirlas, muchas, ha fracasado. Las flores están muy bien y son muy bonitas, pero para el campo. Yo, que de siempre he sido de "piedra, papel o tijera", ya aprendí que el papel no podía ganar a la tijera. Las flores, queridos acampados, nunca ganaron a los "mamporrazos" de la Policía. Está muy bien y es lo correcto, defender tus ideas de forma pacífica. Pero, valga este ejemplo gráfico que he puesto, para que os déis cuenta que así no se ha conseguido nada. Bueno sí, salir en el telediario.

Paso a diario por la Plaza de la Constitución de mi ciudad, Málaga. Y la imagen es lamentable. Propia de una zona popular malacitana conocida como "Los baños del Carmen" donde sólo habita gente que se dedica a no hacer nada. A vivir del sol y de ideales sesenteros. A jugar con el diábolo y con el perro lleno de pulgas. A hacer pulseritas y, entre otras cosas, a esto. La imagen del centro histórico de Málaga ha sido dañada. Pasar por allí a las 8.30 de la mañana y ver 10 sacos de dormir, 4 perros y 100 carteles a mí no me dice nada y, por mucho que digan, está todo sucio.

El espectáculo a media tarde no sé si puede ser incluso peor. Desde luego, nunca vi transformar el panorama político y defender los derechos de todos a golpe de heavy-metal en dos altavoces resonando en toda la plaza mientras ves bailar a los cuatro gatos como poseídos por algún extraño ser. Se lo pasan bien y, de eso, no se trataba. Esto no debería ser una fiesta. A mí, los políticos, siguiendo el lema originario de las acampadas, no me representan. Pero, amigos, estos acampados, tampoco.

Qué duda cabe y, lo defendí en la última entrada del blog, que las ideas eran dignas de admiración. El pulso al sistema, una hazaña. Las ganas de cambiar, infinitas. Pero, como todo, con el paso del tiempo ha perdido fuerza. Tanta que creo que ni ellos saben qué siguen haciendo ahí. En lugar de, al menos intentar, buscar trabajo o pensar formas de salir adelante, se han formado un hogar donde dejarse caer, por no tener donde caerse muerto, en mitad de la plaza de la ciudad, donde ciudadanos pudientes pagan millones por un piso unos metros más arriba y, los turistas mucho dinero por ver esta bonita ciudad. Y es que, basarse en la queja, no lleva a nada. Con el pesimismo nunca se consiguió nada. Si "lo llaman Democracia y no lo es", luchemos porque así sea.

Como todo en este país, las acampadas y el movimiento 15M, debido a falta de organización y, aunque lo escondan muy bien, gran divergencia de opiniones (pues no se ponen de acuerdo ni para marcharse), pasarán a la historia como un intento baldío de objetivos razonables. Y, como la razón no entiende de razonamientos, dentro de otros cuatro años seguirán existiendo los gastos en coches oficiales, las fiestas opulentas, los privilegios políticos, las estafas, los funcionarios colocados, las Diputaciones Provinciales en Comunidades Autónomas Uniprovinciales (que me expliquen el papel de éstas), el "has sido tú, que no, que ha sido éste otro" y en definitiva, la misma y triste situación actual.

15M, sí. Cambiar todo lo que el pueblo desea, también. Así, no. Habrá que seguir rascando para encontrar la fórmula y quizás, de tanto rascar, nos hagamos millonarios. Entonces nos reiremos de estos movimientos desde la tranquilidad de un chalé con vistas al mar y el sabor añejo de un vino de categoría. ¿O no hacen eso?

¿Cómo creéis que se puede cambiar la democracia de hoy? ¿Es posible? ¿Creéis que se debe cambiar?

Practica tu Derecho.

2 comentarios:

Txangurro dijo...

Sergio, me parece que te equivocas al hacerte eco de las típicas críticas que se les están haciendo a este movimiento. Que hay gente haciendo el lila, por supuesto, que los lilas son prácticamente los únicos que quedan acampados en muchas ciudades, pues quizá tengas razón, pero no debemos perder de vista las siguientes cuestiones:

1. A diferencia de las organizaciones consideradas "serias" (partidos políticos, ONGs, fundaciones, sindicatos...), ahí no hay nadie metido para hacer carrera. Como resultado, todo sale bastante más cutre, pero es el precio que pagas por no tener asesores de imagen, marketing, liberados, políticos de carrera, gente que paga cuotas, etc. ¿Que hay gente ahí que aprovecha la coyuntura para hacer el imbécil? Sí, pero me gustaría que fueras igual de crítico con quienes aprovechan su cargo en una ONG, partido, sindicato o similar no ya para hacer el imbécil, sino para hacer carrera a base de no producir nada o casi nada útil para la sociedad, cuando no robándonos.

2. No te gusta su estética o cómo pasan su tiempo libre, pues muy bien. A mí no me gustan Zapatero o Rajoy vestidos con un polo pijo de rayas jugando al pádel o esquiando en los Pirineos y no me quejo.

3. Podrías haberte unido al movimiento e intentar aportar algo para que no acabara así. También eres libre de no hacerlo, pero entonces las críticas hacia esta gente deberían ir acompañadas de otras propuestas mejores.

4. El 15M sí que ha servido para algo. Primero, para dejar claro a toda una generación que a los políticos se la suda lo que digamos. Les interesa más que si nos fumamos un porro y que si llevamos rastas que lo que tengamos que decir como ciudadanos. Conclusión: hay que buscar otros métodos más expeditivos porque los políticos hacen lo que les sale de los cojones con el argumento de "me han votado, ergo te jodes". Segundo, ha servido para politizar, en el buen sentido de la palabra, a mucha gente que no estaba haciendo nada y que ahora está participando en asambleas de barrio, bloqueos de desahucios, etc.

5. Para terminar, una "contracrítica" en forma de viñeta: http://blogs.publico.es/manel/3652/los-buenos/

Un abrazo, campeón. Nos vemos cuando vaya a Málaga en agosto, ¿ok?

Salud,

El txangurro justiciero

Sergio García Ruiz dijo...

Buenas noches Juan,

En primer lugar, desconozco las críticas que se le han hecho a esta gente y, si van en mi línea, me alegra ver que no soy el único.

2. En ningún momento quería hacer una entrada "clasista" ni tacharles de nada por su forma de ser o mucho menos, de vestir. Es algo que me enfurece que haga cualquier persona, sea de la condición que sea.

3. En un principio, apoyé el movimiento y, en esencia y sus ideas, las seguiré apoyando. Porque estoy absolutamente de acuerdo y también estoy hasta los **** del bipartidismo y de los ladrones disfrazados de sonrisa también robada (porque la habremos pagado todos menos él).

Pero eso no quita que, viendo el devenir de los acontecimientos, no pueda criticarles que si tan "indignados" estaban, no se lo tomaran a botellón de sábado noche. Y, gracias a Dios no he podido ir pero créeme que si hubiera sido posible, hubiera ido. Sin dudar.

Muy buena la viñeta y te veo por aquí en agosto my friend!

Un abrazo y cuidate!